Un fin de semana en Carmelo...

. abril 07, 2008

En esta oportunidad, teníamos un congreso al cual debíamos concurrir y el lugar elegido para su realización fue la ciudad de Carmelo, así que aprovechamos para asociar trabajo y turismo.


Pequeña reseña histórica de la ciudad

Carmelo es la única ciudad fundada por nuestro prócer José G. Artigas , allá por 1816 cuando decreta el traslado del “pueblo de las víboras” al actual enclave de la ciudad y es por 1822, debido a su Santa Patrona (Nuestra Señora del Carmen) que cambia de nombre al actual

Actualmente cuenta con algo más de 20.000 habitantes, siendo la segunda ciudad en importancia del Departamento de Colonia.


Carmelo, un lugar ideal para desconectarse





Cuando a un conocedor de nuestro país le dicen de ir a Carmelo, no lo duda un minuto y prepara sus maletas para desconectarse y lograr el reposo tan deseado para la mente y el espíritu.

En Carmelo se respira tranquilidad y cuenta con ese aire tan especial que hace que olvidemos nuestra rutina y ansiemos recorrer sus caminos, con árboles, al lado del río disfrutando de la naturaleza y sabiendo que a poca distancia tenemos toda la infraestructura que la vida moderna nos ofrece, tanto en hoteles, (con Casino, piscinas climatizada y/o exteriores, una de ellas con doble cascada) como en esparcimiento y deportes (campo de golf, canchas de tenis, Atracadero de yates) y en transporte.


Lugares a Visitar

Puente Giratorio: es el que obligatoriamente uno debe de cruzar para entrar a la ciudad siguiendo la Ruta 21, sobre el Río de las Vacas. Es el primer puente movido a tracción humana en nuestro país y único en Sudamérica, siendo habilitado para su uso público el 15 de enero de 1912

Arroyo de las Vacas: Sus aguas dividen en dos a Carmelo, y su recorrido lo hace desembocar en las aguas del Río de la Plata. Es muy utilizado para deportes náuticos y en su orilla encontramos

Atracadero de Yates: Cuenta con un muro de atraque de aproximadamente 600 mts, capacidad para 200 amarras instalación eléctrica, agua potable, servicios higiénicos, duchas de agua caliente, parrilleros fijos y móviles, pileta para lavado de vajilla, predio exclusivo para camping náutico, servicio de comidas rápidas.

Reserva de Fauna: Un hermoso paseo para realizarlo en familia. Entre otros animales se hallan: liebres, patos, carpinchos, cisnes de cuello negro, patos, flamencos, pavos reales, faisanes, chajás, palomas, chivos, tortugas, etc.

Playa Seré: El lugar por excelencia durante el verano, cuenta con zonas de camping, restaurantes y es testigo de la noche joven de Carmelo. Los lugareños se muestran muy orgullosos de su playa, que a nuestro modesto entender no está entre las mejores del país pero si se pueden destacar sus arenas y la tranquilidad de sus aguas lo que la hace ideal para visitarla con niños.

Rambla de los Constituyentes: Es el marco inolvidable con que Carmelo recibe a sus visitantes a orillas del Arroyo de las Vacas, camino que transcurre a orillas del río y recibe a enamorados y solitarios caminantes al atardecer que agradecen el ocaso que presencian. Obra inaugurada el 7 de diciembre de 1930 en conmemoración del centenario de nuestra carta constitucional.

Y fuera de la ciudad Calera de las Huérfanas: estancia ubicada a pocos kilómetros de Carmelo, con el núcleo central junto al arroyo interior "Juan González" donde levantan la Capilla de 21 metros de largo con siete de ancho y muros perimetrales de casi un metro de espesor, grandes y numerosas habitaciones de ladrillos alrededor de dos patios, talleres de herrería y carpintería, tahona, dulcería, panadería, telares, hornos de ladrillos y tejas, hornos de cal. Un lugar con mucha historia ya que en 1742 se establecen los padres Jesuitas conformando lo que será conocido como “Calera y Estancia de Las Vacas”, “Estancia de Belén”, “Estancia del Secuestro”, “Calera de las Huérfanas”, y que hace que valga la pena el viaje hasta allí.

Nuestra estadía se prolongó por menos de 24 horas, aunque ya hemos perdido la cuenta de las veces que Carmelo nos ha recibido. Luego de nuestras obligaciones, recorrimos caminando la parte al Este del Río de las Vacas, ya que estábamos alojados en el Hotel Casino, su reserva de fauna y tuvimos tiempo para realizar una escapada en barco y recorrer las aguas del Río de la Plata (a poca distancia de aquí, mas exactamente en Punta Gorda es donde el Río de la Plata nace).

Algo importante a detallar es que desde aquí zarpan las embarcaciones para la Isla Martín García (arg.), un paseo que debidamente planificado (salen las embarcaciones únicamente los Domingos de mañana) les recomendamos realizar.

Regresamos de Carmelo y en el camino a Montevideo, recordábamos una leyenda que versa sobre el Puente Giratorio, puerta de entrada a la ciudad y que dice: "Todo aquel que te cruza regresa... siempre regresa", solamente aquel que visite esta ciudad, va a entender y asentir sobre la veracidad de este dicho, nosotros, lo aseguramos




Buscador

Ultimos Comentarios